CÓMO LO TRATAMOS

 El equipo profesional de la clínica de fisioterapia Alfix está en continua formación para ofrecer a nuestros pacientes un servicio de fisioterapia totalmente personalizado y a medida consiguiendo, de este modo, un tratamiento más eficiente para que la recuperación sea lo más rápida posible.

TERAPIA MANUAL

La Terapia Manual o fisioterapia manual es la especialidad de la fisioterapia en el ámbito de la ortopedia, que clásicamente se ha definido como el arte y la ciencia del tratamiento de las condiciones neuro-músculo-esqueléticas disfuncionales del ser humano, mediante manipulaciones musculares y articulares analíticas basadas en el estudio biomecánico de las mismas.

Se trata de la utilización terapéutica de las manos de forma rigurosa, metódica, entrenada y científica, a partir de la anamnesis minuciosa y detallada, del estudio, exploración y valoración del paciente, y a partir de pruebas complementarias; enmarcado todo ello en el conocimiento profundo de base fisioterápica de la anatomía, fisiología y del proceso fisiopatológico.

Las técnicas de Terapia Manual tienen como principales objetivos recuperar el movimiento cuando las articulaciones presentan una restricción en el mismo, aliviar el dolor articular, muscular… Y de forma inmediata mejorar la funcionalidad del individuo.

 

 

 

PUNCIÓN SECA PROFUNDA

La punción seca profunda (PSP) es una técnica en la que, a través de agujas de acupuntura, se procede al tratamiento del Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) cuyo protagonista es el Punto Gatillo (PG).

Un PG es un foco hiperirritable dentro de una banda tensa muscular que puede producir dolor tanto local como a distancia (dolor irradiado). Se producen cuando una zona del músculo queda permanentemente contraída por la liberación continua de acetilcolina (neurotransmisor necesario para la transmisión del impulso nervioso) que impide la relajación muscular y disminuye el flujo sanguíneo en dicha región muscular.

Por tanto, la PSP, es una técnica invasiva en la que la aguja de acupuntura se convierte en una extensión de la mano del fisioterapeuta para proceder a la desactivación de dichos PGs, restableciéndose, de este modo, el equilibrio del tejido muscular.

 

 

 

 

TÉCNICAS DE INDUCCIÓN MIOFASCIAL

La fascia es una red tridimensional e ininterrumpida desde la cabeza hasta los pies que contribuye pasivamente al mantenimiento de las estructuras corporales ya que está presente por todo el cuerpo. La red fascial se divide en dos niveles:

  • Fascia superficial: se encuentra adherida a la piel y atrapa la grasa superficial.
  • Fascia profunda: se ubica por debajo de la fascia superficial y soporta, rodea y asegura la estructura e integridad del sistema muscular, visceral, articular, óseo, nervioso y vascular.

Histológicamente forma parte del tejido conectivo. Uno de sus componentes principales es el colágeno, que es la proteína más abundante en el cuerpo humano y cuya proporción, junto con la elastina,  van a subdividir al tejido conectivo tres grupos:

  • Tejido conectivo denso regular: presente en los tendones, ligamentos…
  • Tejido conectivo denso irregular: presente en las cápsulas articulares, periostio, aponeurosis…
  • Tejido conectivo laxo: presente en las envolturas viscerales, neurológicas y musculares.

Biomecánicamente, tiene funciones estabilizadoras, limita los movimientos y de transmisión de fuerzas. Es la responsable del proceso de cicatrización del cuerpo (gracias a la contracción de los miofibroblastos) o de la formación de contracturas fasciales patológicas con el Dupuytren o la capsulitis retráctil del hombro. De ello, se deduce que la fascia se contrae activamente y por ello participa de las dinámicas del aparato locomotor.

Las principales lesiones del sistema fascial son producidas por:

  • Traumatismo/lesión directa sobre el sistema fascial y el consecuente proceso cicatricial (formación de entrecruzamientos patológicos entre las fibras de colágeno).
  • Sobrecarga del sistema fascial por el mantenimiento de posturas viciosas o por un proceso de inmovilidad, por ejemplo, una escayola.
  • Lesiones químicas sobre el sistema fascial producidas, principalmente, por la acidificación. Este proceso, mantenido en el tiempo, conduce al endurecimiento del tejido conectivo, la fragilidad de las inserciones ligamentosas/tendinosas y a la hipomovilidad muscular con tendencia a las lesiones microfibrilares.

La inducción miofascial es un proceso simultáneo de evaluación y tratamiento, en el que, a través de movimientos y presiones sostenidas tridimensionales, aplicadas en todo el sistema fascial, se busca la liberación de las restricciones del sistema miofascial, con el fin de recuperar el equilibrio funcional del cuerpo. Para ello, el fisioterapeuta trabajará con dos tipos de técnicas:

  • Técnicas superficiales, también llamadas directas o de deslizamiento.
  • Técnicas profundas (manos cruzadas, planos transversos o técnicas telescópicas), también llamadas indirectas o técnicas sostenidas.

FIBRÓLISIS INSTRUMENTAL MIOFASCIAL (terapia con ganchos):

Los ganchos son un método muy eficaz en el tratamiento de las algias del aparato locomotor. Dicha técnica nos permite destruir las adherencias y corpúsculos irritativos, aumentándose así el movimiento entre los distintos planos musculares, normalizando así el movimiento. Además, se consigue un efecto circulatorio inmediato en el tejido, mejorando la circulación linfática local y ayudando a la eliminación de toxinas y de sustancias de desecho.

Esta técnica tiene un gran éxito en el tratamiento de la neuralgia de Arnold (neuralgia occipital) y la fascitis plantar, así como en tendinitis, esguinces, periostitis y pubalgias. También a nivel vascular, en problemas de retorno venoso o síndrome compartimental  así como en problemas neurológicos  producidos como consecuencia de una  irritación mecánica del nervio.

 

 

EJERCICIO TERAPÉUTICO

El Ejercicio Terapéutico es la ejecución sistemática de movimientos, posturas y actividades corporales para prevenir factores de riesgo, mejorar/restablecer o potenciar el funcionamiento físico y optimizar el estado de salud, condición física o sensación de bienestar, mejorando la calidad de vida del individuo.

El fisioterapeuta diseñará un programa de ejercicio basándose  en la evaluación funcional individualizada realizada y acorde a los objetivos terapéuticos consensuados con el paciente.

 

 

VENDAJE FUNCIONAL Y VENDAJE NEUROMUSCULAR

El Vendaje funcional  es un tipo de inmovilización parcial empleada en lesiones tendinosas, musculares y ligamentosas principalmente. Nos permite limitar la movilidad en el sentido del movimiento en el que aparece el dolor o podría agravarse la lesión, manteniendo  el  resto de movimiento de la articulación o complejo articular. De esta manera, evitamos los inconvenientes de una inmovilización completa, permitiéndonos el apoyo y asegurando la máxima estabilidad. Los vendajes funcionales pueden ser preventivos o terapéuticos.

El Vendaje neuromuscular (kinesiotaping) es un tipo de vendaje que otorga total libertad de movimiento, permitiendo que a través del sistema muscular se recupere el equilibrio, se reeduque el sistema neuromuscular y propioceptivo y se acelere el proceso de recuperación de la lesión. A través del mismo conseguimos dar soporte al músculo, mejorar la circulación linfática y activar los sistemas analgésicos de nuestro propio cuerpo .

 

 

ELECTROTERAPIA

La electroterapia es la parte de la fisioterapia en la que mediante una serie de estímulos físicos producidos por una corriente eléctrica se consigue desencadenar una respuesta fisiológica, la cual se va a traducir en un efecto terapéutico.

Para ello la clínica de Fisioterapia Alfix cuenta con un equipo combinado de electroterapia formado por  varios tipos de corrientes (analgésicas TENS, potenciadoras…), ultrasonido, láser y lámparas de infrarrojo.